saludparati.com - Cuerpo Humano

Página Inicial Saludparati.com




Glándulas y Hormonas - El Sistema Endocrino


El Sistema Digestivo


Nuestros Huesos - El Sistema Esquelético


El Sistema Nervioso


El Sistema Muscular


El Sistema Respiratorio


¡Pronto! - El Sistema Inmunológico

El Sistema muscular

El sistema muscular está formado por todos los músculos del cuerpo humano. Cuando hablamos de músculos no nos referimos meramente a los biceps y triceps cuyas acciones podemos controlar por medio de la voluntad y que podemos desarrollar por medio del ejercicio. Una gran parte de los músculos del ser humano están en el interior de nuestro cuerpo y no podemos verlos. Las paredes internas del estómago y del corazón, por ejemplo, contienen músculos que llevan a cabo importantes tareas de manera automática sin que podamos controlarlos conscientemente como hacemos con los músculos de nuestros brazos y piernas.

Músculos esqueléticosLos músculos son órganos cuyas células poseen la capacidad distintiva de alargarse y contraerse (acortarse). Las células del sistema muscular también se conocen como fibras musculares y tienen una apariencia larga y delgada. Cuando se unen forman lo que se conoce como tejido muscular. Las contracciones de estas células son las causantes de casi todos los movimientos internos y externos de nuestro cuerpo.

Existen tres tipos de células musculares cada una de las cuales forma un tipo distinto de tejido muscular.

1. Musculatura esquelética

son músculos estriados que se conectan a los huesos y cuyas contracciones hacen posible el movimiento voluntario de brazos, piernas, cuello, etc. Nos referimos como músculos estriados a músculos cuyas fibras forman manojos de filamentos que le dan la apariencia de estrías. Los músculos esqueléticos están sujetos a nuestro control consciente. Los movimientos de la musculatura esquelética dependen completamente de señales provenientes del sistema nervioso somático. Es el tipo de tejido muscular más abundante en nuestro cuerpo. En el cuerpo humano encontramos más de  600 músculos esqueletales que varían grandemente en tamaño. Algunos, como los del interior del oido, son sumamente pequeños mientras que otros, como los quadriceps de las piernas, son mucho mayores.

Los músculos esqueléticos se conectan a los huesos por medio de unas bandas elásticas llamadas tendones. Algunos huesos se unen en lo que se conoce como una articulación. Los movimientos de las articulaciones son posibles gracias a las contracciones de los músculos conectados a los huesos que las forman.

Los músculos esqueléticos y el músculo cardiaco son susceptibles a aumentar en tamaño y fuerza en respuesta al ejercicio. Los músculos esqueléticos por su parte se atrofian y pierden fortaleza cuando no se usan. Cuando los músculos aumentan en tamaño en respuesta al ejercicio no se crean nuevas células musculares sino que las ya existentes aumentan de tamaño. A este proceso se le conoce como hipertrofia y se produce como consecuencia de la incorporación de nuevas proteínas al músculo.

Los músculos esqueléticos están compuestos por cientos o miles de fibras musculares unidas entre sí y cubiertas por una capa de tejido conectivo. Por el interior de esta cubierta también pasan los nervios que controlan los movimientos de los músculos y los vasos sanguíneos que les llevan nutrientes y oxígeno.

2. Músculo cardiaco

Es un tipo de músculo estriado que se encuentra únicamente en las paredes del corazón. Por medio de las contracciones rítmicas y coordinadas del músculo cardiaco, el corazón lleva a cabo su trabajo de enviar sangre hacia los diversos órganos a través de los vasos sangúineos. Las contracciones del músculo cardiaco son automáticas y normalmente no están sujetas a nuestro control voluntario aunque se sabe que es posible aprender a ejercer un cierto grado de influencia y control consciente sobre el ritmo cardiaco. El músculo cardiaco posee una elevada cantidad de mitocondrias que son las partes de la célula encargadas de producir energía en forma de moléculas de ATP (trifosfato de adenosina). Esto ayuda al corazón a mantener su actividad constante.

3. Musculatura lisa

Se le conoce así porque está formada por fibras que forman una capa suave carente de estrías. Se encuentra en las paredes internas de órganos tales como el estómago, donde por medio de sus contracciones ayuda a desmenuzar la comida; los intestinos, la vejiga urinaria y la matriz. También se encuentra en las paredes de las arterias y venas. También está presente en los ojos donde ayuda a agrandar y contraer la pupila  y en la piel donde causa la erección del vello en respuesta al miedo o al frio. El funcionamiento de la musculatura lisa es automático, es decir no está sujeto a nuestro control consciente.

Las fibras musculares

Existen tres tipos de células o fibras musculares que se distinguen entre sí por la velocidad y la fuerza conque se contraen, la forma en que producen energía y su resistencia a la fatiga o cansancio.

Fibras de tipo I o rojas  - son de diámetro reducido, se contraen lentamente y contienen una gran cantidad de mitocondrias. Estas fibras son resistentes a la fatiga por lo que pueden mantener su actvidad por periodos prolongados, aunque con menor fuerza que las otras. Se utilizan mayormente cuando se requieren esfuerzos prolongados de baja intensidad como por ejemplo en el ejercicio aeróbico. Estas son también las fibras que trabajan en el mantenimiento y control de la postura del cuerpo.

Fibras tipo II o blancas - poseen un diámetro mayor y una cantidad menor de mitocondrias y se contren rápidamente. Su fuerza de contracción es mayor que la de las fibras tipo I pero su resistencia a la fatiga es menor. Se utilizan en actividades que requieren gran fuerza durante un corto periodo.

Fibras tipo IIb - su diámetro es mayor que las tipo I pero menor que las de tipo II. Producen energía más rápidamente que las fibras de tipo I. Estas fibras se utilizan principalmente en actividades como, por ejemplo, caminar que requieren más energía que el mero mantenimiento de la postura pero menos que una carrera de velocidad.

 Una gran proporción de nuestros músculos están en el interior del cuerpo y no podemos verlos.