Página Inicial Saludparati.com


Diabetes: Alternativas Naturales

Problemas de Salud: Alternativas Naturales para su Tratamiento

La Depresión: Cómo Prevenirla y Derrotarla

El Estrés: Cómo Nos Afecta y Cómo Derrotarlo

Plantas Medicinales

Alimentos Que Protegen Nuestra Salud

Revitalice y Rejuvenezca su Cerebro

Dormir y Soñar

Noticias y Descubrimientos en el campo de la Salud

Terapia musical - El poder curativo de la música

El Maravilloso Cuerpo Humano



saludparati.com

Nuevos hallazgos relacionados

con la depresión

Los antidepresivos comienzan a funcionar más rapidamente de lo que se creía

El uso de medicamentos antidepresivos confronta una serie de problemas. Es prácticamente imposible determinar qué pacientes habrán de responder positivamente a su uso y cuales no. También se dificulta determinar la dosis exacta que necesita un paciente en particular. La mayoría de los pacientes que responden positivamente al tratamiento con antidepresivos tardan varias semanas en reportar los primeros síntomas de mejoría. Por otra parte, algunos pacientes responden bien a uno de ellos en particular pero no responden o responden minimamente a otro. Todo esto dificulta el prescribir el tratamiento adecuado para determinado paciente.

Un estudio llevado a cabo recientemente en el Instituto Max Planck en Alemania tiene el potencial de ayudar a resolver este problema permitiendo determinar en las primeras etapas del tratamiento que pacientes habrán de responder a ciertos medicamentos antidepresivos y cuales no.

En este estudio se encontró que una dosis de una clase de medicamentos antidepresivos conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina comienza a alterar la conectividad en varias partes del cerebro pocas horas de haber sido ingeridos por primera vez.

Entre los antidepresivos de este tipo se encuentran, sertralina (Zoloft, Besitran, Tarvis), fluoxetina (Prozac), fluvoxamina (Luvox) paroxetina (Paxil, Cebrilin, Seroxat), escitalopram (Lexapro) y citalopram (Celexa). Estos medicamentos trabajan aumentando la disponibilidad de la serotonina en las sinapsis del cerebro. Las sinapsis son espacios microscópicos donde la serotonina y otros neurotransmisores viajan de una a otra neurona.

En el experimento se le suministró a un grupo de 22 personas una dosis de uno de estos medicamentos. Luego se utilizó un equipo de resonancia magnética para medir las conexiones en la materia gris del cerebro. Posteriormente se les suministró un placebo (una sustancia inactiva). Tres horas después de haber tomado el medicamento los investigadores detectaron en el cerebro de las personas que ingirieron el medicamento una baja en la conectividad general excepto en dos áreas, el cerebelo y el tálamo en las cuales la conectividad aumentó haciéndo estas áreas más interdependientes. Con el placebo, por el contrario, no se registraron estos cambios. El cerebelo es una región del cerebro encargada de funciones tales como la coordinación y control de las actividades motoras. El tálamo es una estructura localizada debajo de la corteza cerebral que tiene varias funciones entre ellas conectar otras áreas del cerebro entre sí. El cerebelo posee conexiones con el tálamo. En muchas de estas conexiones la serotonina juega un importante papel.

Los investigadores piensan que estos cambios pueden ser la primera etapa de lo que eventualmente llegarán a ser cambios mayores en el cerebro que comenzarían con una remodelación de las sinapsis propiciada por los antidepresivos.

Aunque se necesita mucha más investigación se cree que la detección de estos cambios tempranos puede eventualmente ayudar a determinar cuales pacientes están respondiendo a un medicamento en particular y a desarrollar una terapia más efectiva en casos individuales.

Descubren mecanismo cerebral de control de sentimientos negativos

Científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de California han identificado un mecanismo de control relacionado con un área del cerebro que procesa información que experimentamos como negativa o decepcionante.

Al parecer este mecanismo actúa como un antídoto en las situaciones en las que una persona tiene sentimientos negativos o se siente desilusionada. Los investigadores descubrieron que las neuronas que se conectan a un área del cerebro llamada la habelula lateral producían dos tipos de neurotransmisores con efectos opuestos. Uno de ellos, glutamato tiene el efecto de excitar o promover la acción de las neuronas mientras que el otro GABA, tiene el efecto de inhibir su acción. Ya previamente existía evidencia que demostraba una relación entre la hiperactividad o sobreestimulación en esta región del cerebro y la depresión.

Se cree que las personas deprimidas experimentan los sentimientos negativos más intensamente que otras personas por lo que este descubrimiento pudiera ayudar a entender porqué algunas personas tienen una predisposición mayor que otras hacia la depresión y proveer nuevas alternativas para el tratamiento.

En la investigación se encontró que en ratas que presentaban signos parecidos a los de la depresión en seres humanos esta región del cerebro producía relativamente menos cantidad de GABA que de glutamato. Esta investigación también puede ayudar a entender cómo algunos antidepresivos funcionan ya que cuando se les suministraron antidepresivos para aumentar sus niveles de serotonina los niveles de GABA también aumentaron. Según los investigadores esto sugiere que una de las formas en que los antidepresivos funcionan es rebalanceando las experiencias de vida por medio del balance entre estas sustancias en esta región del cerebro.